Inicio » Noticias » Ayudas a la formación, tan esenciales como la propia logística

La logística es un servicio esencial y fundamental para toda la sociedad, el eslabón que conecta, directa o indirectamente, a la ciudadanía con todo tipo de bienes que deseen adquirir.

Además, es un sector que crece a pasos agigantados, por lo que se hace necesaria la incorporación de nuevos profesionales que se especialicen en él, que lo conozcan y puedan desarrollarse laboralmente. En este contexto, la formación ocupa su papel destacado ya que, gracias a ella, se visibiliza la logística y se presentan los atractivos del sector (seguridad, calidad y cualificación).

En esta línea, aunque España goza de una magnífica educación, universidades y centros formativos, las tasas que requieren los cursos pueden suponer un obstáculo para muchas personas, por lo que las ayudas a la formación se convierten en algo tan esencial e importante como lo es la logística en sí misma. “Las ayudas a la formación permiten que nadie se quede atrás y que personas con el perfil adecuado puedan cursar formación de alto nivel y revertir a la sociedad el conocimiento adquirido”, afirma Miguel Ángel García, director del máster en Dirección de Supply Chain (MDSC) de Zaragoza Logistic Center (ZLC).

Tipos de ayudas

El alumnado puede acceder a las becas que ofrece el Ministerio de Educación para los estudios universitarios de grado y para la formación profesional. Dependiendo las características de cada núcleo familiar, las becas oscilan entre diferentes cantidades, incluyendo el pago de la matrícula.

Jorge Sánchez-Tarazaga, director del máster universitario en Gestión del Negocio Marítimo y el Derecho Marítimo de la Universidad Europea, destaca el sistema de formación bonificada. “Permite a las empresas formar a sus trabajadores reduciendo costes gracias a los beneficios ofrecidos a partir de las cotizaciones a la Seguridad Social. La formación bonificada es un tipo de crédito que está a disposición de todas las empresas para poder reinvertirlo en formación para sus empleados”, explica Sánchez-Tarazaga. Con este tipo de formación bonificada se accede a una “mejor capacitación” de los empleados, sobre todo de aquellos que acaban de incorporarse a las empresas.

Otro tipo de ayuda, destacada por Sánchez-Tarazaga, es la posibilidad de optar a “becas para la formación por empresas que realicen este tipo de mecenazgo y cuyos fondos se obtienen de las empresas del sector que se ofrecen a ayudar a empleados que las precisan”.

Asimismo, existen aportaciones de empresas del sector a la formación. “Gracias a la ayuda económica de empresas del sector, que apuestan por la formación, los alumnos pueden acceder a este tipo de estudios a un coste más reducido”, afirma Enrique Badimón, director del máster en Derecho Marítimo y Gestión Económico-Estratégica de la Empresa Marítimo-Portuaria de la Universidad Católica de Valencia.

Asimismo, añade Badimón, “nuestro centro educativo, en virtud de su compromiso social, concede ayudas a antiguos estudiantes, a las familias numerosas y a aquellas personas que tienen algún tipo de discapacidad. De este modo, intentamos que, si alguien se quiere formar con nosotros, lo económico no sea un obstáculo”.

Gracias a la ayuda económica de empresas del sector, que apuestan por la formación, los alumnos puedan acceder a este tipo de estudios a un coste más reducido
Enrique Badimón
UCV

Las ayudas a la formación permiten que nadie se quede atrás y que personas con el perfil adecuado puedan cursar formación de alto nivel y revertir a la sociedad el conocimiento adquirido
Miguel Ángel García
Director del máster en Dirección de Supply Chain (MDSC) de Zaragoza Logistic Center (ZLC)

Colaboración entre centros formativos y asociaciones

Otro tipo de ayudas son las ofrecidas por los propios centros formativos. Ejemplo de ello es el amplio programa de becas al estudio para los programas de máster, de Zaragoza Logistic Center. “Ofrecemos becas para recién titulados, becas para desarrollo profesional y ayudas específicas para alumnos de Sudamérica en colaboración con prestigiosas instituciones de sus países de origen”, explica Miguel Ángel García, director del máster en Dirección de Supply Chain de ZLC.
Además, el centro también cuenta con un programa impartido en inglés a tiempo completo, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts, para cursar el MIT Zaragoza Master of Engineering in Logistics and Supply Chain Management (ZLOG). Para ello, ZLC tiene fondos de financiación interna o acuerdos que, como fundación, “establecemos con instituciones públicas y privadas”.
En el caso del Instituto Vasco de Logística (IVL), además de los descuentos pasa asociados o personas desempleadas, las empresas pueden bonificarse a través de las ayudas para la formación que ofrece la FUNDAE. Además, explica Iratxe García Gil, directora de Organización y Desarrollo Corporativo del IVL, “en el caso de las ayudas que concede Fomento para formación en transporte por carretera, en nuestra región, son las asociaciones de transporte como ASETRABI o GUITRANS quienes impartes los cursos más específicos del transporte por carretera”.

TecnoCampus ha puesto en marcha un programa de ayudas para la matrícula para situaciones derivadas de la crisis del COVID-19, con una dotación de 500.000 euros
Jesús Martínez
Coordinador del Grado de Logística y Negocios Marítimos de TecnoCampus

Desde los propios centros formativos y universidades, así como por parte de las empresas y asociaciones, el alumnado puede acceder a diferentes tipos de ayudas para formación. Foto: Universidad Católica de Valencia.

En tiempos
de crisis

Si en muchas ocasiones el pago de tasas o matrículas ya supone un problema para formarse, en tiempos de crisis la situación se agrava. Por ello, “TecnoCampus ha puesto en marcha un programa de ayudas para la matrícula para situaciones derivadas de la crisis del COVID-19, con una dotación de 500.000 euros, de los cuales se asignaron en primera instancia 200.000 para la matrícula de septiembre pasado”, detalla Jesús Martínez, coordinador del grado de Logística y Negocios Marítimos de TecnoCampus.
A este tipo de ayudas, se suman: las becas TecnoCampus, las becas para deportistas de alto nivel, las becas On the Move (intercambios con universidades europeas), las becas Fecunmed, Impulsa y Talent, y ayudas para estudiantes universitarios de centros adscritos (ACA).

Ayudas formativas en un sector creciente

“El sector de la logística y el transporte es de los pocos que ha experimentado un crecimiento sostenido en los últimos años y continuamente se necesitan nuevas incorporaciones y talento joven”, asegura Jordi Trius, presidente de la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona (ACB), por lo que las ayudas formativas se vuelven, si cabe, más imprescindibles.
En esta línea, Jorge Sánchez-Tarazaga Marcelino, director del máster universitario en Gestión del Negocio Marítimo y el Derecho Marítimo de la Universidad Europea, reflexiona sobre si existen ayudas desde la Administración para la formación logística. De modo que, “teniendo en cuenta que el Puerto de Valencia espera seguir creciendo con la ampliación de la terminal norte y con la concesión para la nueva terminal de pasaje a Baleària, parece que debería plantearse estimular la formación en un sector que va a necesitar un crecimiento exponencial en el empleo”.
Con todo ello, y junto con el dinamismo de la logística, que introduce con fuerza las nuevas tecnologías y que se presenta como “sector clave para el desarrollo económico en un mundo cada vez más globalizado y dependiente del transporte internacional y la logística”, explica Jordi Trius, “todo ello debería atraer a los jóvenes que terminan sus ciclos profesionales y sus estudios universitarios”.