Inicio » Noticias » Habilidades digitales: ¡indispensables!

Hoy por hoy, en perfil profesional logístico completo se debe incorporar el conocimiento tecnológico en la aplicación para nuevas herramientas como blockchain, Big Data, IOT, etc. 

“Es fundamental – señala Esther Sánchez, responsable de Formación del CEL – que la cadena de suministro y sus profesionales adopten una visión omnicanal, adaptando los equipos a los nuevos modelos de negocio que impone el crecimiento del comercio electrónico y, en consecuencia, a la Distribución Urbana de Mercancías (DUM). Algo que, sin duda, recae sobre la sostenibilidad, ya sea desde la eficiencia de los procesos, el reparto o la logística inversa”.

La digitalización a todos los niveles de la empresa es una realidad y ello engloba la digitalización de tareas administrativas y comerciales, a través el uso de aplicaciones como los ERPs o los CRMs, así como actividades operativas, que se digitalizan a través de sensores, el desarrollo de algoritmos o la robotización de tareas mecánicas repetitivas. “En todos los casos, los profesionales deben ser capaces de adaptarse a los nuevos modelos de negocio y conseguir que su rol en la empresa sea de valor añadido y contribuyendo a la vertiente más humana de la empresa”, apunta Marta Miquel, chief business officer de Escola Europea Intermodal Transport.

Una de las prioridades reside, por tanto, en “adquirir las competencias digitales, agrupadas básicamente alrededor de la Información y alfabetización informacional, la comunicación y colaboración, la creación de contenidos digitales, la seguridad, y la resolución de problemas”, destaca Ana Rumbeu, directora de Formación de la Fundación Valenciaport.

Estas competencias digitales, las cuales tienen mucho que ver con desarrollar las habilidades STEM (acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics), “nos permiten cierta autonomía en el uso de las TIC. Nuestra capacidad para analizar datos y comprenderlos, nuestra capacidad para usar las apps y hacer programación, nuestra capacidad para comunicarnos y construir entornos colaborativos en innovación por ejemplo o en redes sociales, y visualizar su impacto. Todo ello tiene mucho que ver toda esta base de la educación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas”, añade Rumbeu.

Sobre estas cualidades, debe estar la preparación tecnológica y la capacidad de conocer y comprender los procesos desde en su totalidad, con mirada holística, para luego trasladarlos a las plataformas tecnológicas. “Ya convivimos y conviviremos, aún más, con máquinas dentro de nuestros sistemas, como los RPA (Robot Process Automation) entre otros, por lo que debemos estar preparados, por un lado, para la optimización y la reingeniería de cualquier proceso empresarial y, por otro lado, para saber aprovechar todos estos conocimientos para generar una buena política de gestión de riesgos que, entre otras cosas, permita disponer de los planes de contingencia para futuras eventualidades a las que, seguramente, nos veremos avocados”, concluye la directora de Formación.

En todos los casos, los profesionales deben ser capaces de adaptarse a los nuevos modelos de negocio y conseguir que su rol en la empresa sea de valor añadido y contribuyendo a la vertiente más humana de la empresa
Marta Miquel
Chief business officer de Escola Europea Intermodal Transport

Ya convivimos con máquinas dentro de nuestros sistemas, como los RPA (Robot Process Automation) entre otros, por lo que debemos estar preparados, por un lado, para la optimización y la reingeniería de cualquier proceso empresarial y, por otro lado, para saber aprovechar todos estos conocimientos
Ana Rumbeu
Directora de Formación
de la Fundación Valenciaport