Inicio » Noticias » Online, presencial o mixto, pero apostando por la formación logística

Uno de los pilares de la sociedad es, sin duda, la educación. Y, como parte esencial del sistema, la pandemia ha obligado a los centros formativos, institutos y universidades a reinventarse y adoptar medidas para garantizar su continuidad y que el alumnado notase, lo menos posible, la paralización que sufrió el país con la llegada del COVID-19, el estado de alarma y el confinamiento.

“La digitalización de la educación en modalidad e-learning venía ganando terreno desde hace unos años, pero desde marzo de 2020 los programas educativos y formativos presenciales han tenido que adaptarse y digitalizarse muy rápidamente para salvar la mayor parte de los cursos, excepto en los casos de las formaciones que requieren de prácticas en empresas”, recuerdan Iraida Marten, directora Académica de Adiaris Formación, e Iraida Gil, directora de Comunicación de Adiaris Formación.

A pesar de la incertidumbre de las primeras semanas, así como de las complicaciones que supuso adaptarse a una formación telemática de un día para otro, tanto para el profesorado como para los estudiantes, se ha conseguido terminar el curso, y empezar el nuevo, de la mejor manera posible y con un sobresaliente en digitalización y, como no, en paciencia.

En este sentido, los profesionales docentes coinciden en afirmar que el proceso, finalmente, de la formación a distancia ha resultado satisfactorio. La diversidad de herramientas digitales que existen actualmente para la docencia ha permitido que la formación “cuente con elementos de interacción y pueda crearse un ambiente apto para el debate y el intercambio de ideas”, explica Marta Miquel, chief business officer de Escola Europea-Intermodal Transport.

Necesidad del contacto físico

Aun así, “los humanos somos seres sociales por lo que siempre necesitaremos el contacto con otras personas”, aseguran Iraida Marten e Iraida Gil. De hecho, el nuevo curso 2020-2021 comenzó, en gran parte, en la habitual modalidad presencial y con cierta normalidad, eso sí, “con las medidas sanitarias pertinentes”, añade Enric Colomer, jefe de Estudios Adjunto del Institut Les Salines.

En esta línea, los centros, aunque muchos de ellos han adoptado una modalidad híbrida para impartir sus contenidos, apuestan por seguir con su “vocación presencial”, tal como detalla Miguel Ángel García, director del Máster en Dirección de Supply Chain de Zaragoza Logistic Center. “El confinamiento nos obligó a recurrir a la formación remota síncrona, pero, una vez finalizado, hemos retomado nuestra metodología habitual”, añade García.

Formación en un sector esencial

A pesar de que los profesionales y el sector en general han sido siempre conscientes del papel que juega su actividad, como engranaje, ha quedado en evidencia que, con la pandemia, gran parte de la sociedad ha tomado también conciencia de lo imprescindible que es la logística y el transporte. El ejemplo más reciente de ello es la logística mundial de las vacunas. “Esto debería hacernos ver a todos la importancia de dedicar recursos a la formación específica y a la investigación en nuestro sector”, explica Jordi Trius, presidente de la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona (ACB).

En esta línea, Trius hace referencia a los fondos europeos Next Generation que tienen como objetivo impulsar la recuperación económica. “Una parte de ellos deberían dedicarse a proyectos logístico portuarios ligados al empleo, la formación y la innovación”, declara.

La formación a través del aula virtual y en formato blended ha llegado para quedarse. Da resultados muy satisfactorios
Joanne Wood
Directora de Crown Language Services

Las diferencias entre lo online y lo virtual

A la conocida formación presencial se ha sumado estos últimos meses la formación virtual y la online que, según explican desde Adiaris Formación, cuenta con determinadas diferencias.
Por una parte, la formación virtual equivale a la presencial, pero mediante aulas virtuales, que permiten “el intercambio en tiempo real entre los participantes y profesores o exponentes, por lo que no se pierde ni el contacto ni el ritmo de la clase.”
Y, por otra parte, la formación online que consiste “en seguir un curso ya confeccionado totalmente online y sin un horario preestablecido. Esto permite que el alumno vaya a su ritmo y en cierto modo compatibilizar mejor los horarios con el trabajo, pues hay una mayor flexibilidad”, explican Iraida Marten e Iraida Gil, de Adiaris Formación, aunque “en esta modalidad no hay un profesor con el que interactuar”, añaden.

Modelo híbrido
A pesar de la irrupción de las clases online y virtuales, los profesionales docentes abogan por un modelo híbrido, ya que “permiten experimentar de primera mano las operaciones y aspectos prácticos del sector a través de visitas y, a su vez, combinar el día a día de los profesionales con clases virtuales que se pueden seguir desde cualquier parte del territorio”, explica Marta Miquel, de la Escola Europea-Intermodal Transport.
En esta línea, para Enric Colomer, del Institut Les Salines, si las empresas deciden establecer un modelo de semipresencial para sus trabajadores o el trabajo telemático, “los centros e instituciones educativas seguiremos dicho modelo, es una de las lecciones que la situación actual nos ha enseñado”. De hecho, añade, enseñanzas como la FP “no tienen sentido si no va de la mano de las empresas, su evolución y adaptabilidad al mercado”.
De todos modos, “la formación presencial volverá y se complementará con el e-learning dando lugar al término blended learning”, apuntan Marten y Gil.
Asimismo, cabe recordar que pasar a un modelo mixto “ha supuesto inversiones en infraestructura para garantizar que nuestros estudiantes reciben la formación con la misma calidad con la que la hubiesen recibido en tiempos normales”, asegura Jesús Martínez, de Tecnocampus.

Los humanos somos seres sociales por lo que siempre necesitaremos el contacto con otras personas
Iraida Marten
Directora Académica de Adiaris Formación

Hemos ganado en captación digital y tecnológica, pero hemos perdido parte de este valor añadido que aporta la docencia en las aulas
Enric Colomer
Institut Les Salines

Zaragoza Logistic Center reafirma su vocación presencial en la docencia. Foto: ZLC.

Ventajas y desventajas

“La formación a través del aula virtual y en formato blended ha llegado para quedarse. Da resultados muy satisfactorios”, manifiesta Joanne Wood, directora de Crown Language Services. En esta línea, los profesionales de la formación logística del panorama actual esclarecen las distintas ventajas e inconvenientes que supone la formación online.
Entre las oportunidades destacan la flexibilidad y la posibilidad de llegar a un número mayor de alumnos. Además, con la inclusión de internet en la formación desaparecen las barreras geográficas y se abre una ventana a una gran y variada oferta formativa; se reducen los desplazamientos, lo que repercute en un ahorro económico y de tiempo y se mejora en la conciliación de los estudios con el trabajo y la familia.
Por otra parte, y como todos los cambios, las nuevas modalidades formativas presentan también una serie de inconvenientes, entre los que destacan, sobre todo, la falta de contacto físico entre los participantes. La formación online puede ser más impersonal y pasiva, lo que hace que se genere menos interacción y debate.
Otra desventaja es que la formación online requiere determinados equipos, ordenadores o tabletas, y una buena conexión a internet. “No todos pueden acceder a la formación online por la brecha digital”, destaca Antonio Díaz, administrador del centro FP Guayre.
Además, los expertos en la materia apuntan también a la necesidad de una organización y disciplina adecuada para obtener y garantizar el rendimiento educativo. “Debemos ser muy organizados y disciplinados para obtener el rendimiento en el proceso educativo”, añade Díaz, quien apunta también que la falta de interactuar con el formador y con los compañeros “nos desmotiva el continuar la formación”.
Finalmente, para Enric Colomer, jefe de Estudios Adjunto del Institut Les Salines, las clases presenciales suponen “un valor añadido para la formación y capacitación de las personas. De este modo, hemos ganado en captación digital y tecnológica, pero hemos perdido parte de este valor añadido que aporta la docencia en las aulas”.

Debemos ser muy organizados y disciplinados para obtener el rendimiento en el proceso educativo
Antonio Díaz
Administrador del centro FP Guayre

Adaptación a la nueva realidad

En un contexto como el actual donde parece que todo está en fase de prueba y en constante evolución… ¿Cuáles serán las tendencias formativas del futuro? Para Joanne Wood, directora de Crown Language Services, “todo apunta hacia la formación híbrida, es decir, parte online y parte presencial. Los cursos serán menos genéricos y más específicos para los empleados con dominio del idioma”. Por su parte, Centros como FP Guayre o el Institut Les Salines optan por herramientas de aprendizaje en línea como Moodle.
Iratxe García Gil, directora de Organización y Desarrollo Corporativo del Instituto Vasco de Logística, destaca, por otro lado, que en el centro “hemos normalizado el uso de las videoconferencias integrándolas en nuestros programas”. Y, más allá, recuerda que desde la primera edición del máster en Logística “trabajamos con un campus virtual 24/7, una metodología muy práctica donde se incluyen casos reales y se suplen las visitas a empresas a través de videos”.
Jesús Martínez, coordinador del grado en Logística de Tecnocampus, hace hincapié en la posibilidad de “invitar a ponentes de otros países, expertos en su área, a disertar y debatir con toda una clase sobre temas de gestión medio ambiental marítima”. Además, destaca, “la oportunidad que supone para el alumnado asistir a debates reales entre responsables estatales y asociaciones sobre algún tema real, lo que les permite vivir la realidad de estos encuentros”.
Otro ejemplo de adaptación son los cursos de la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona (ACB), que, en colaboración con la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), ofrece módulos digitalizados y en formato online. Además, durante la pandemia, la entidad lanzó el módulo de Línea Regular en inglés y este año verá la luz un módulo específico dedicado a la carga rodada.
Este tipo de cursos, con la perspectiva de la agencia marítima y elaborados por profesionales en activo “cubren un vacío formativo no satisfecho por cursos más generalistas o académicos, poco prácticos o con enfoques distintos”, explica Jordi Trius, presidente de la ACB.
Finalmente, Marta Miquel, de l’ Escola Europea Intermodal Transport, apunta que los elementos y herramientas digitales formarán parte de los procesos formativos y destaca como ejemplo el Port Virtual Lab creado por l’Escola. Se trata, explica Miquel, “de un laboratorio de simulación de operaciones, que se ha iniciado con la creación de una empresa transitaria simulada, que permite que los estudiantes recreen todas las actividades vinculadas al perfil de forwarder con una plataforma real”.

Una parte de los fondos Next Generation deberían dedicarse a proyectos logístico portuarios ligados al empleo, la formación y la innovación
Jordi Trius
Presidente de la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona

La formación presencial volverá y se complementará con el e-learning dando lugar al término blended learning
Iraida Gil
directora de Comunicación de Adiaris Formación